Viene de la nota:

Denver Farma y Savant Pharm

Denver Farma y Savant Pharm

¿Qué significa ser un laboratorio de genéricos? Existen enormes confusiones y malentendidos acerca de lo que significa un genérico. Según...


Savant Pharm, la revolución cordobesa

    Cultura y visión de una compañía del primer mundo

Tuve la suerte de conocer íntimamente a Savant. Y no me refiero únicamente a sus instalaciones o a su gente. Quisiera hacer hincapié en su cultura y visión. He conocido muchas empresas, pero muy pocas como Savant. Quizás suene disparatado, pero me animo a decir que dentro de 15 o 20 años este laboratorio estará peleando entre los primeros lugares, y eso que arrancó “ayer” (fue fundada a mediados de la década del 90).

Savant es una organización del primer mundo. Su visión estratégica es radicalmente diferente a la de una empresa nacional. Veamos por qué.

En primer lugar, la corporación hace un culto de la Responsabilidad Social Empresaria. Pero un culto de verdad. Por ejemplo, tienen un programa denominado ActivaRSE, que tiene como pilar la salud y la educación concentrando todas las actividades que permitan cumplir con el compromiso asumido con la comunidad.  Todo queda reflejado en los reportes de sustentabilidad. Adicionalmente, promueven el programa de “Global Mentoring” de la fundación “Voces Vitales”, dedicada a promover el liderazgo de las mujeres como motor para el progreso  de toda la comunidad.

Pero no solo las mujeres son protagonistas en Savant, también lo son los jóvenes. En asociación con la “Fundación Junior Achievement”, la firma participa del programa “Jóvenes emprendedores”, donde se capacita en forma voluntaria a alumnos de El Tío (Córdoba).

Por  otro lado, la fundación “Córdoba Mejora” es una organización que impulsa el diseño e implementación de políticas de desarrollo sustentables, para promover una mejor calidad de vida e igualdad de oportunidades a los habitantes de la provincia mediterránea.

Por último, Savant trabaja junto a Endeavor Argentina, bajo la misión de contribuir al desarrollo del país mediante la promoción de la cultura emprendedora.

    Gobierno corporativo y código de ética

Existen otros 2 aspectos que le otorgan a Savant el rótulo de compañía del primer mundo.

Por un lado, la figura de Gobierno Corportativo hace alusión al conjunto de normas que regulan el diseño y funcionamiento de los órganos de gobierno de la empresa, como lo son los 3 poderes dentro de una sociedad: accionistas, directorio y gerencia. Savant publica trimestralmente su información financiera, auditada por E&Y, en la Comisión Nacional de Valores.  El Gobierno Corporativo está liderado por un Consejo de Administración, quien asegura el cumplimiento de los valores y cuya principal función es definir los lineamientos estratégicos. Asimismo, un equipo gerencial profesional y capacitado se encarga de la implementación de la estrategia.

En segundo lugar, cabe destacar al código de ética. Con el objetivo de servir de orientación ante consultas que pudieran derivarse de un incumplimiento a las políticas vigentes, Savant formuló su propio código de ética. El mismo es el marco orientador para aspectos claves de vínculo con sus públicos de interés.

Corolario: el culto a la Responsabilidad Social Empresaria, la figura de Gobierno Corporativo, entre otros aspectos, hacen de Savant una corporación que tiene sus ideas claras, que sabe lo que quiere y hacia dónde va. No es poco.

     Planta industrial y sede corporativa

La cultura, si no está respaldada por estructuras, estrategias y acciones concretas, termina siendo algo abstracto.

Savant posee una de las plantas fabriles más modernas de nuestro país. Su complejo industrial modelo está ubicado sobre un predio de 110.000 m² en la localidad de El Tío. La empresa emplea tecnología de última generación, que le ha permitido lograr una enorme eficiencia y la capacidad para elaborar cápsulas blandas. Bastan los dedos de una mano (y sobran) para enumerar los laboratorios que fabrican esta forma farmacéutica, ya que es algo complejo y requiere de equipos especiales. Savant integra este selecto club.

En la actualidad, la firma sólo elabora cápsulas blandas para sus propios productos (en especial Fabogesic, una de sus marcas estrella), dejando de lado los múltiples pedidos de terceros. Una estrategia tan inteligente como audaz. Nuevamente, una visión que hace de Savant una organización única.

 

Imponente imagen de la planta industrial

Un párrafo aparte merece su sede corporativa, ubicada estratégicamente. Cabe señalar que la plana mayor de compañía decidió mudar sus oficinas de Córdoba a Buenos Aires, en  una decisión acertada y con mucho réditos. No es fácil dejar las raíces del interior, pero es algo imprescindible en un país tan unitario como el nuestro donde todo ocurre en Buenos Aires. Savant entendió que tenía que tener mayor notoriedad y reconocimiento, con la provincia más grande como vidriera, por lo tanto instaló sus oficinas sobre la ruta Panamericana, en un lugar muy transitado por miles de vehículos a diario y con un cartel muy visible. La marca Savant tiene una publicidad diaria que casi ningún otro laboratorio tiene (hace poco tiempo la firma se mudó a otro lugar, producto de la pandemia, pero esto no borra la audaz estrategia).

     Mercado de capitales y adquisiciones

A pesar de su corta vida, Savant ha adquirido 2 empresas y ha conseguido financiarse en el mercado de capitales. Dos hechos que reafirman la calidad y visión que tiene la compañía.

Es importante señalar que casi ningún laboratorio recurre al mercado de capitales. Es algo casi único (al igual que la fabricación de cápsulas blandas). En rigor de verdad, la industria farmacéutica requiere de poco endeudamiento ya que es autosuficiente, pero cuando necesita dinero fresco para algún proyecto recurre a los bancos. No obstante, Savant, a pesar de su juventud, sostuvo un rápido crecimiento a través de las Obligaciones Negociables (son como los bonos del Tesoro Nacional, pero en el sistema privado), sin quedar sujeto a las reglas de los bancos. A cambio, debe publicar sus balances, pero esto no es una desventaja ya que los mismos son muy sólidos y atraen más inversiones. Algo inédito en nuestro sector.

Por si aún faltara alguna prueba de que Savant es una corporación de avanzada, la concreción de 2 adquisiciones de relieve terminó por certificarlo. Traducción: hambre de gloria y convicción de entender hacia dónde va la firma.

La empresa logró comprar Laboratorios NAF y Laboratorios Szama. En el primer caso, Savant puso un pie en el segmento odontológico. NAF, com  más de 30 años en el mercado, es un referente en prevención odontológica, con marcas reconocidas como Fluorogel y Periobacter. En este caso, Savant intenta competir con Bernabó y Gador. Una tarea titánica, pero necesaria si intenta convertirse en un laboratorio que ocupe los primeros escalafones del ranking.

Por otro lado, Szama  es protagonista en la especialidad de  dermatológica,  con una trayectoria de más de 70 años. Cistina B6 Szama, Aminocrem, Silicol y Humiderm son solo algunas de sus marcas estelares.

Ambas adquisiciones determinaron la diversificación de la compañía hacia segmentos en los cuales no tenía presencia alguna. NAF y Szama son dos laboratorios que se especializan en un nicho determinado: allí apuntó Savant con su estrategia.

    La revolución cordobesa

La producción de cápsulas blandas y el financiamiento en el mercado de capitales, entre otros hitos que hemos señalado a lo largo del artículo, definen a Savant como una compañía distinta, alejada del modelo farmacéutico tradicional. Tantas hazañas y hechos inéditos para nuestra conservadora industria, me sugieren una definición contundente para describirla: una auténtica revolución cordobesa. Su modelo de negocios innovador da cuento de ello.

Ya dijimos que Savant sabe lo que quiere y hacia dónde va. Sus UEN (unidades estratégicas de negocios) se dividen en OTC, RX y recomendación farmacéutica (OTX). Es decir, más allá de la clásica división entre productos de venta libre y éticos, la empresa entendió como pocos la importancia de la farmacia y es así como comercializa directamente hacia allí productos RX sin pasar por las manos del médico. A través de una agresiva política comercial, deja en manos del farmacéutico la venta de sus productos.

Savant se destaca, en consonancia con su estrategia OTX, con su línea invernal: Tostop (hedera hélix y ambroxol), Gripaben (paracetamol y cetirizina, entre otras asociaciones) y Fabamox (amoxicilina).

Por otro lado, la línea ética va creciendo día a día. El laboratorio ha incorporado en el último lustro varios visitadores médicos. Ya se ha ganado un lugar en el segmento cardiometabólico, con marcas tales como Dazomet (metformina), Gabuten (enalapril), y Lipend (atorvastatina). Lo propio ocurre en urología, con Almáximo (sildenafil), y en traumatología y reumatología, de la mano de la línea Flexiplen (diclofenac y asociaciones). Savant también se destaca con estos productos en licitaciones (por ejemplo con enalapril).

Quizás la empresa tenga espacio para crecer en el mercado OTC, ya que cuenta con varias marcas de enorme potencial que aún no han sido explotadas: Tostop Miel (bromhexina), Gripaben caramelos (gramicidina), Fabogesic 400 Rápida Acción (ibuprofeno), Cistina B6 Szama (cistina y asociaciones) y Flexiplen Cápsula Blanda (diclofenac), entre tantas otras. Y aquí vierto una opinión muy personal: creo que Savatn podría crecer mucho con Fabogesic si hiciera una campaña masiva de publicidad, como hacen Ibupirac (Pfizer) y Actron (Bayer).

Es importante entender que los productos medulares del laboratorio tienen versiones RX, OTX y OTC. En otras palabras, Savant basa su estrategia en moléculas “elásticas” (que sean tanto éticas como de recomendación farmacéutica y de venta libre), y va definiendo el posicionamiento de cada una de las marcas según su perfil. Flexiplen (diclofenac) es un ejemplo contundente. Existen versiones OTC (25mg), OTX (75mg) y RX (diclofenac más betametasona).

    Mauro Bono, un genio sin igual

Un párrafo aparte merece el fundador de la empresa, Mauro Bono, a quien tuve el placer de conocer en profundidad. Es una persona inteligente, apasionada y creativa, pero sobre todo un visionario. Su trayectoria en la industria farmacéutica, breve pero intensa, le valió varios reconocimientos, como la nominación al empresario del año en Córdoba.

Volvemos al comienzo del artículo: cultura y visión. Existe solo una forma para impregnar a la organización de dichos atributos: cuando la alta gerencia, o su líder, están convencidos de ellos y logran transmitirlos a todos los empleados. Mauro Bono hace un culto de los valores y la razón de ser de Savant.

Como corolario, Savant se ha convertido, en tan sólo 25 años, en un laboratorio de proyección internacional. Sus pilares estratégicos son una producción basada en exigentes estándares internacionales, un virtuosismo tecnológico y un complejo industrial modelo, que se traducen en productos eficientes y de calidad. Pero por sobre todas las cosas, la compañía reluce por su visión, cultura y hambre de gloria. En definitiva, el espíritu de Savant es trascender las fronteras de la industria farmacéutica y convertirse en un faro para aquellos que sueñan con hacer una revolución (aunque no sea cordobesa).

Gregorio Zidar

 

Notas Relacionadas

Lo más leído

Entrevista a Raúl Di Loreto

Entrevista a Raúl Di Loreto

https://www.youtube.com/watch?v=XiBpQkgo7xI “La vida me dio más de lo que merezco.”   Pocas personas son tan queridas y respetadas en el...

Entrevista a Claudio Riganti

Entrevista a Claudio Riganti

En esta oportunidad tenemos el lujo de poder entrevistar a Claudio Riganti, un referente de CILFA https://youtu.be/oRfHFUWvVIw “Que tengamos políticas...

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist

Gracias por suscribirte!


Descargalo gratis