Elea, el especialista en ginecología

La importancia de sobresalir en forma integral en un segmento            

En artículos anteriores nos referimos a la empresa como Elea-Phoenix. Ahora es Elea a secas. ¡La industria es muy dinámica! También dijimos que son pocos los laboratorios, más allá de Roemmers, que dominan con holgura una especialidad médica. Hablamos de Montepellier en endocrinología, Gador en psiquiatría y Novo Nordisk con insulinas.

Elea pertenece a este selecto grupo: es el referente indiscutido en ginecología. Esta especialidad posee una característica distintiva del resto: abarca un segmento etario muy amplio, desde adolescentes hasta mujeres mayores, con las diversas necesidades que semejantes diferencias conllevan. Por ejemplo, Beta es especialista en climaterio, así como Gador lo es con los anticonceptivos. Pero abarcar todo el rango etario, en forma integral, es potestad absoluta de Elea, el especialista en ginecología.

El liderazgo de esta compañía en el segmento es abrumador. Su gran crecimiento se terminó de cristalizar con la aparición de los anticonceptivos modernos y seguros. Diva (drospirenona más etinilestradiol) es su marca insignia. Cuenta también con otros anticonceptivos de renombre como Miranda (nomegestrol más estradiol) y Ginelea (gestodeno más etinilestradiol). Asimismo, Elea es un jugador de peso en el mercado de las ya famosas  “píldoras del día después”, de la mano de Secufem (levonorgestrel). Para las mujeres jóvenes también cuenta con el Evatest, el método de detección de embarazo más usado en nuestro país. Tan popular se hizo el producto que es ya casi es una marca genérica. Cuenta también en su portfolio con medicamentos para futuras madres, como Egestan Fólico (ácido fólico).

Como ya señalamos, el laboratorio tiene respuestas para las distintas edades de las mujeres. Para aquellas que transitan una edad avanzada, la empresa ofrece un abanico amplio de opciones. Por ejemplo, Paraclim (tibolona) está indicado para el climaterio y Femorel (ibandrontao) para la osteoporosis.

Pero si hay un producto que define la forma integral que tiene la compañía de abordar la ginecología, ese es Progest. Su principio activo, la progesterona, está indicado para síndrome premenstrual, mastopatías benignas, menopausia, trastornos de ovulación, etc. Es decir, sus indicaciones varían enormemente según la edad de la mujer. ¡Un producto que Elea debía tener!

Respaldo y productos biotecnológicos, un combo insuperable

Si hay algo que distingue a Elea son los nombres que comandan sus destinos. Sielecki, Sigman y Gold son apellidos ilustres dentro de la industria que incluso trascienden sus fronteras. Adicionalmente, Elea tiene una considerable participación en distribuidoras (Disprofarma) y droguerías (Monroe Americana). En consecuencia, es una empresa integrada verticalmente, tal como lo son los grandes protagonistas de esta industria (Roemmers, Bagó, Gador, etc.).

Pero Elea sobresale sobre del resto en un aspecto: la biotecnología, de la mano del Grupo Insud. En la actualidad, el laboratorio es un protagonista central en los productos “especiales” del mercado argentino (también incluimos los antivirales ya que la compañía es un referente en este segmento). En otras palabras, si sumamos los productos clásicos de la empresa a los medicamentos biotecnológicos, Elea compite palmo a palmo con Roemmers, incluso superándolo.

En trabajos anteriores, señalamos a Casasco como el gran rival de Roemmers, pero vale aclarar que esa comparación fue hecha en base a las marcas farmacéuticas clásicas. Cuando entran en juego productos de “alto costo”, Elea saca una enorme luz de ventaja en el ranking, no tanto en cantidad de unidades, pero si en volumen de facturación.

La tercera punta del triángulo

Elea es como un triángulo, cuya base está configurada por 3 puntas. Ya señalamos la importancia de los productos ginecológicos y biotecnológicos. La tercera punta son los medicamentos de venta libre.

Si bien su marca insignia es Evatest, la compañía cuenta con un vasto protfolio. En el segmento gastroenterológico, se destacan Agarol (sodio picosulfato), Aziatop (omeprazol), Hepatalgina y Mylanta (magnesio y asociaciones). El dominio de Elea en este rubro OTC es absoluto. La empresa también se destaca con su línea invernal: Alernix (cetirizina), Benadryl (difenhidramina), Bronquisedan (ambroxol) y Cedric (hedera helix), son algunos de sus nombres más reconocidos.

En rigor de verdad, la lista de blockbusters OTC de Elea es casi infinita. Para ser un referente en el segmento de venta libre, es indispensable contar con 3 moléculas analgésicas muy populares, respaldas por nombres célebres: ibuprofeno (Ponstinetas), diclofenac (Ratisalil) y paracetamol (Geniol).

Y como si todo esto fuera poco, el laboratorio también comercializa Caladryl (difenhidramina y asociaciones),  Falgos, Pervinox (povidona) y Pervicol. Por otro lado, Nopucid (ciclopentaxiloxana) es un pediculicida de renombre, así como Terfin (terbinafina) es un antimicótico muy demandado. ¡Incluso vende edulcorantes (Sacarina)!.

Una imagen vale más que mil palabras

 

Semejante trayectoria debía ser aprovechada por la empresa. En publicaciones anteriores, destacamos la importancia de la imagen institucional y citamos el caso de Bagó. Parecería ser que Elea decidió emprender el mismo camino ya que, en los comienzos del 2021, inundó los medios masivos de comunicación con sus productos estelares (Geniol, Aziatop, etc.). Las publicidades terminan con el nuevo eslogan de la compañía: “Elea, adelante con tu vida”, un mensaje profundo e inspirador, que redunda en una sólida y popular imagen de la empresa. La misma se termina trasladando, inexorablemente, al segmento de venta bajo receta. En otras palabras, el cliente que termina comprando un medicamento de Elea, ya sea un antidepresivo o un vasodilatador, se siente más cómodo y confiado sabiendo que lo respalda un nombre conocido.

El resto de los segmentos

En el mercado RX, la empresa tiene una fuerte presencia en varias especialidades, más allá de ginecología. No en vano es uno de los 3 laboratorios que mayor facturación  logra (aún sin considerar los productos OTC y biotecnológicos).

Si un triángulo tuviera una cuarta punta, ésta sería la línea cardiológica. Como toda gran empresa farmacéutica, su penetración en esta especialidad es muy relevante. Algunas de sus marcas más renombradas son Dabidane (dabigatrán), Cilostal (cilostazol), Corosan (valsartán) y Zarator (atorvastina).

Adicionalmente, Elea es protagonista en neuropsiquiatría de la mano de Aramix (escitalopram), Epamin (fenitoína), Lamirax (lamotrigina), Neutop  (topiramato) y Principia (pregabalina). También lo es en endocrinología: Crisplus (orlistat), Diabutil (glimepirida) y Glucophage (metformina) son sus marcas insignia. No en vano el acrónimo ELEA hace referencia a Laboratorio Endocrínico Argentino (la empresa se orientó en sus comienzos a esta especialidad).

Todos estos segmentos redundan en un gran soporte de la clínica médica, la madre de todas las especialidades. Sólo así se explica la performance de la compañía.

Gregorio Zidar


La nota sigue en:

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Lo más leído

Dirección Técnica

Dirección Técnica

       Introducción El departamento de asuntos regulatorios (regulatory affairs), también conocido como dirección técnica, es uno de los...

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist