El coronel Eli Lilly

      Orígenes polifacéticos

Eli Lilly fue un militar, químico, farmacéutico, industrial y empresario estadounidense.  Nació en Baltimore, en 1838, hijo de Gustavo y Esther Lilly. Su familia, de ascendencia sueca, pregonó un hogar metodista, que estaba en contra de la esclavitud. De hecho, las creencias familiares fueron parte de la motivación para enrolarse en el ejército.

Eli se interesó en las sustancias químicas a una temprana edad. Durante un viaje, mientras estaba de visita con sus tíos lo llevaron a conocer a un boticario, ahí fue testigo por primera vez de la creación de medicinas. En 1854, realizó un entrenamiento para convertirse en químico y farmacéutico con Henry Lawrence en “The Good Samaritan Drug Store” de Lafayette. Además de enseñarle a mezclar sustancias químicas, Lawrence le enseñó cómo manejar fondos y operar un negocio. Sus padres lo matricularon en el curso de farmacología en la Universidad DePauw, y terminó la carrera dos años después. ​En 1859, tomó un empleo en “Perkin’s and Coon’s Pharmacy” y conoció a Emily Lemen, con quien se casó en 1860. La pareja regresó a Greencastle, donde Lilly abrió su propia farmacia en 1861.

      El paradigma militar

La estrategia tiene un ámbito de aplicación muy amplio. Su utilización es determinante en todas aquellas actividades en donde existe oposición de voluntades: el mundo de los negocios, los conflictos militares, la arena política, el terreno diplomático, el campo deportivo, etc.

Es en el campo militar donde su estudio fue desde siempre más sistemático. Desde el milenario “Arte de la Guerra” de Sun Tsu hasta los aportes de Von Clausewitz en el siglo XIX, culminando con Liddell Hart y el General Beaufre en el siglo XX. En este sentido, Eli Lilly es un paradigma de la conexión militar-empresaria.

Lilly se alistó en el ejército de la unión al principio de la guerra civil estadounidense y su primer hijo, Josiah, nació en 1861, mientras él se encontraba ausente. Se dedicó activamente a reclutar entre sus compañeros de clase, amigos, comerciantes locales y agricultores, pidiéndoles unírsele en la formación de una unidad. Creó unos carteles de reclutamiento y los colocó por los alrededores de Indianápolis, con la promesa de formar «la Batería de Indiana». A pesar de su inexperiencia inicial, se convirtió en un competente oficial de artillería y su batería contribuyó decisivamente en algunas batallas importantes.

Cuando el plazo de su alistamiento llegó a su fin, se enroló nuevamente y fue ascendido a comandante de caballería. El general Forrest lo capturó durante una misión en Alabama en diciembre de 1864 y permaneció en un campo confederado de  prisioneros hasta el final de la guerra en la primavera de 1865, cuando fue puesto en libertad condicional y devuelto a casa. Antes de dejar el ejército le concedieron el rango honorario de coronel. ​

Tiempo después, adquirió un atlas en el que marcó sus movimientos durante la guerra y la ubicación de batallas y escaramuzas. A menudo usaba el atlas mientras contaba historias de guerra. El título de «coronel» permaneció con él para el resto de su vida e incluso sus amigos y familiares lo usaban como un apodo. Actuó como presidente del “Grand Army of the Republic”, una hermandad de veteranos de la guerra de secesión, en 1893. Durante el periodo de su función ayudó a organizar un evento que atrajo a decenas de miles de veteranos de guerra, incluyendo a la batería de Lilly, que se dieron cita en Indianápolis para una reunión y un gran desfile.

      Del mundo militar al mundo farmacéutico

Una vez finalizada la guerra, Lilly intentó controlar una plantación en Misisipi, pero fracasó y retomó su profesión de farmacéutico después de la muerte de su esposa. Volvió a casarse y trabajó en varias farmacias El negocio resultó próspero y le permitió ahorrar dinero, pero Lilly estaba más interesado en la fabricación de medicinas que en continuar en el negocio minorista; con esta convicción formuló el plan de crear su propia empresa. ​El 10 de mayo de 1876 abrió un laboratorio y el letrero para el negocio decía «Eli Lilly, Químico».

La empresa de fabricación de medicamentos comenzó con tres empleados, que incluían a su hijo Josiah de 14 años, que había dejado la escuela para enfocarse en el trabajo.​ Debido a su experiencia con las medicinas de baja calidad usadas en la guerra de secesión, se comprometió a producir únicamente medicamentos de prescripción de alta calidad, en contraste con las comunes y a menudo ineficaces medicinas de patente de aquella época. Uno de los primeros medicamentos que fabricó fue la quinina, que se usaba para tratar la malaria y resultó un gran éxito en ventas.

Las ventas se expandieron rápidamente y comenzaron a adquirir clientes fuera de Indiana. Instituyó formalmente la empresa en 1881, llamándola Eli Lilly and Company. Aunque había muchas otras pequeñas empresas farmacéuticas en los Estados Unidos, esta compañía se distinguió de las demás por tener personal dedicado a la investigación de forma permanente, por inventar técnicas superiores para la fabricación en serie de medicamentos y por su fuerte enfoque en la calidad. Al principio Eli Lilly era el único investigador de la empresa, pero como el negocio fue creciendo, creó un laboratorio y empleó personal para este departamento, dedicado a la creación de nuevos medicamentos, y contrató a su primer investigador en 1886.

El crecimiento del laboratorio fue vertiginoso en el siglo XX, hasta convertirse en el gigante farmacéutico que es hoy en día, manteniendo su independencia, valores e ideales.

 Un legado gigantesco                                                                

  1. Los conocimientos militares aplicados a la administración de empresas. La personalidad de un guerrero se compone de 3 pilares básicos: imaginación, sensibilidad y gran autoestima, características inequívocas de Lilly. La guerra le permitió aprender valiosas lecciones para su compañía: (a) generar mejor información que la que tienen los rivales, (b) analizar esos datos y hacer elecciones sólidas y (c) elegir rápidamente, convirtiendo las opciones estratégicas en acción.
  2. Probar que una empresa familiar puede funcionar exitosamente. Creyendo que sería una ventaja para su hijo adquirir mayores conocimientos técnicos, decidió enviarlo al “Colegio de Farmacia de Filadelfia”en 1880. Al regresar al negocio en 1882, Josiah fue nombrado superintendente del laboratorio. En 1890, Lilly dejó la dirección del negocio a su hijo, que controló la empresa durante varias décadas. Lilly también contrató a su hermano James como su primer vendedor a jornada completa. Este y el equipo comercial que subsecuentemente desarrolló comercializaron los medicamentos de la empresa a escala nacional. Otros miembros de la familia también fueron empleados por la compañía en crecimiento, como su primo Evan (contratado como contador) e incluso sus nietos, que iniciaron su camino realizando mandados.
  3. Desarrolló exitosamente la estrategia de diferenciación a través de 2 elementos distintivos: calidad y formas farmacéuticas. Hoy todos los medicamentos tienen calidad, pero hace 150 años era un factor de diferenciación. Los métodos del departamento de investigación estaban basados en los usados por Lilly, quien insistió en la garantía de calidad e instituyó mecanismos para asegurar que las medicinas producidas resultaran como era anunciado, con la combinación correcta de ingredientes y que cada píldora contuviera la dosificación exacta del fármaco. Asimismo, su primera innovación fue una cubierta de gelatina para píldoras y cápsulas, después le siguieron la inclusión de un saborizante frutal para medicinas líquidas y una cubierta azucarada para comprimidos, haciendo las medicinas más fáciles de tomar
  4. Fue un precursor de los medicamentos RX. Era consciente de la naturaleza adictiva y peligrosa de algunas de sus medicinas y fue pionero en el concepto de prescripción, ayudando a crear lo que se volvería una práctica común: vender ese tipo de productos solo a quien previamente hubiera consultado a un médico que determinara si era necesario su uso.
  5. Fue promotor de la industria farmacéutica moderna. Muchas de sus innovaciones más tarde se convirtieron en práctica común. Sus reformas éticas, en un comercio que estaba marcado por la extravagante proclamación de medicamentos milagrosos, comenzaron un período de rápido avance en el desarrollo de medicamentos. Tuvo un papel decisivo en la creación de la FDA. Fue defensor de la regulación federal de la industria farmacéutica y muchas de las reformas que sugirió fueron promulgadas como ley en 1906, causando la creación de dicho ente regulatorio.
  6. Su legado se vio reflejado en sus hijos y nietos, que desarrollaron muchas innovaciones, que incluyeron la insulina durante los años 1920, la fabricación en serie de penicilina durante los años 1940 y la promoción de avances en la producción en serie de medicamentos. Prozac es una de las revoluciones más recientes. ​

Debe haber pocas personas más influyentes que el “coronel” en la historia de la industria farmacéutica. Su legado es gigantesco e incluso trasciende al planeta farma.

     Filantropía

Eli Lilly era millonario para la época de su retiro parcial del negocio. Había estado implicado en asuntos cívicos durante varios años y se volvió cada vez más filantrópico. Comenzó a patrocinar la “Charity Organization Society” y trabajó para organizar grupos caritativos bajo un mando central. Ayudó a fundar la organización que se convertiría en la cámara de comercio de Indianápolis, y financió personalmente la creación del hospital para niños de la ciudad.

Sus amigos a menudo lo impulsaban a buscar un cargo político, incluso intentaron proponerlo como candidato a gobernador de Indiana por el Partido Republicano en 1896, pero los rechazó. Evitó la política y en cambio quiso enfocar su atención en sus organizaciones filantrópicas. Sin embargo, fue amigo del ex gobernador Morton, que le sugirió la creación de un memorial para los muchos veteranos de la guerra de secesión. Aceptó la sugerencia y comenzó a recolectar fondos para construir el “Monumento de los Soldados y Marinos de Indiana”. El interior del monumento aloja un museo, que más tarde fue nombrado “Museo de la Guerra de Secesión Coronel Eli Lilly” en su honor.

Fue un ávido pescador y construyó una casita de campo junto al lago Wawasee, donde había disfrutado de vacaciones con regularidad desde 1880. En 1892, construyó “The Wawasee Inn” en el lago. El sitio se convirtió en un refugio familiar y más tarde su nieto ampliaría la construcción. En 1897 desarrolló un cáncer y falleció en su casa el 6 de junio de 1898. Su féretro fue expuesto el 9 de junio y miles de personas acudieron a presentar sus respetos. Fue sepultado en el “Crown Hill Cemetery” de su querida Indianápolis.

Con el patrimonio que generó, su hijo y nietos crearon la fundación “Lilly Endowment” para continuar con su herencia filantrópica. La fundación es considerada uno de los benefactores más grandes del mundo, en términos de activos y donaciones.

 

Gregorio Zidar (hijo)

 

 

Notas Relacionadas

Lo más leído

Entrevista a Gabriel Vázquez

Entrevista a Gabriel Vázquez

https://www.youtube.com/watch?v=zXZieeti0Lg   En esta nueva edición del ciclo de entrevistas de Planeta Farma nos vamos a dar otro lujo ya...

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist